“Sentimos” contradecir a Trump, pero el cambio climático es real

Dando la espalda a la opinión de la comunidad internacional y científicos de todo el planeta, Donald Trump ha vuelto a acaparar los titulares en este mes de junio por su decisión de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París. A rasgos generales, se trata de un reciente acuerdo firmado por 195 países, en el que se expresa la voluntad y compromiso de dichos estados a luchar contra la emisión de Gases de Efecto Invernadero. Actúa como una extensión del Protocolo de Kioto, cuya vigencia está cerca de su final.

De esta manera, se da carpetazo a los pasos emprendidos por Barack Obama, que fijó como objetivo, entre otros, una reducción de las emisiones de dióxido de carbono en, aproximadamente, un 27% de cara al año 2025 con respecto a los niveles de 2005.

AFP_P6258_20170601213659-k0bB-U423128009241yKE-992x558@LaVanguardia-Web

No seremos nosotros/as quienes nos conformemos con los pasos dados hasta ahora, pero la decisión de Donald Trump supone toda una declaración de intenciones que arroja una preocupante sombra sobre el futuro de la lucha contra el cambio climático. No debemos olvidar que el país norteamericano es el segundo emisor de gases de efecto invernadero a nivel mundial, además de una nación con un gran peso diplomático.

Desgraciadamente, esta nueva maniobra del mandatario estadounidense no nos ha sorprendido en exceso: su campaña electoral ya apuntaba a un completo desinterés hacia la protección medioambiental. También dejó clara su postura en Twitter hace cinco años con un polémico mensaje, en el que afirmaba que el calentamiento global es un concepto inventado por China para perjudicar a Estados Unidos.

No es éste un artículo dedicado a argumentar la existencia de dicho fenómeno, pues su simple puesta en duda resulta absurdo. Lo que sí es necesario es denunciar que una cuestión tan prioritaria como el cambio climático sea eliminada de la agenda de un país tan influyente como Estados Unidos.

cc

“Debilitante, desventajoso e injusto”. Así es como Donald Trump califica el Acuerdo de París. Es cierto que esta iniciativa tiene grandes áreas de mejora, como la inclusión de compromisos más vinculantes y materiales. Sin embargo, la solución no puede pasar por desligarse de él y echar por tierra los avances logrados. Necesitamos construir un mejor sistema de protección medioambiental de manera cohesionada, con determinación y la seriedad que requiere este reto. Al rechazar esto, el 45º presidente de Estados Unidos está jugando a un peligroso juego cuyas consecuencias no sólo se dejarán sentir en el país norteamericano, sino que tendrán que ser asumidas por el resto del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s